El contacto con nosotros

(Texto por Norma Jadra)

La percepción de las sensaciones corporales, a mi manera de ver, son la fuente primaria para que el individuo empiece a tener contacto consigo mismo y relacionarse con su entorno.

Cuando llegas a sentir incomodidad vas a experimentar dificultades para intercambiar con el exterior. Pensamientos, emociones y sentimientos, son los que completan el ciclo del autocontacto. El pensamiento es la actividad y creación de la mente, es la expresión de nuestros
sentidos internos: diálogo interno imágenes, ensoñaciones y sensaciones emotivas, es una representación de la experiencia interna única de los individuos.

El pensamiento a través de un proceso, es el medio para planificar acciones. El pensamiento tiene una estructura en la que los patrones cognitivos y los patrones descriptivos; son el modo como se
conceptualiza la experiencia interna de cada individuo y esto a su vez tiene raíces en nuestros sistemas familiares, escolares y sociales.

A partir de los estímulos internos así como los externos surgen las emociones, éstas son la guía de comportamientos y actitudes; provocan subir de rangos algunas conductas, organizándose rápidamente respuestas faciales, musculares, tono de voz y a nivel cognitivo se puede alterar la concentración y la memoria, las emociones tienen una relación directa con nuestras experiencias, circunstancias y entorno, y también pueden ser aprendidas.

Por su parte, los sentimientos son condicionamientos que tienen como base la memoria evocativa, la cual tiene que ver con nuestra biografía, activándose redes asociativas relevantes en nuestra mente inconsciente profunda, donde yacen los recuerdos, así como lo aprendido.

Pienso que, el contacto con nosotros es un proceso de auto observación alerta, que nos va a llevar a descubrir quiénes somos, no lo que queremos ser, y esto nos puede ayudar no nada más resolver los problemas inmediatos. Y digo proceso porque venimos de un condicionamiento social a partir del cual nos hemos perdido en los estímulos externos, con la expectativa de que lo de afuera va a resolver carencias y necesidades o llenar vacíos existenciales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *